En febrero recibíamos la noticia de la Red Social Tuenti, que anunciaba su cierre. Y es que en un mundo tan dinámico como es Internet los cambios suceden con una rapidez brutal, por lo que aunque es una noticia que nos sorprende, no debe pillarnos de nuevos el hecho de que la mayoría de RRSS que hay en la actualidad tendrán fecha de caducidad.

Desde hacía cuatro años, Tuenti había detectado una caída de usuarios y decidió perder parte de su identidad como red social para convertirse en un Operador de telefonía móvil. Un cambio de estrategia brusco y mal ejecutada que ha forzado el cierre de Tuenti, que será efectiva en este año.

El claro ganador en esto es Facebook, quien ha desbancado a numerosas RRSS debido a su dinamismo, entre las que destacamos Myspace. ¿Alquien recuerda aquella red social primitiva orientada a un público joven y músicos? Aunque sus dueños siguen intentando reanimarla, es un hecho que Facebook desbancó un liderazgo que había tenido desde su creación en 2003.

Otras redes sociales a recordar son Fotolog y Metroflog. ¿Quién no ha filosofeado en alguna de esas redes sociales donde el texto y la imagen tenían importancia a partes iguales? Facebook supo recoger la necesidad de los usuarios de hablar y contar experiencias de una forma rápida y dinámica, al igual que Twitter con su formato de microblog. Durante unos cuantos años Fotolog y Metroflog disputaron una seria rivalidad para convertirse en los líderes de los blogs de la época.

Sin embargo, la fecha de creación de la mayoría de estas redes sociales oscila entre 2003 y 2006, ¿por qué algunas han sobrevivido hasta la actualidad? Por norma general, cada red social ha sabido especializarse en algo concreto, como puede ser Instagram en el apartado fotos, Twitter en el microblogin o Linkedin en el ámbito empresarial.

La mayoría de RRSS que no han sabido innovar, diferenciarse del resto o su uso era poco práctico, han quedado al deshuso. Muchas veces no ha sido por esfuerzos de sus creadores, sino por la aplicación de medidas o estrategias que no encajaban con las necesidades de los usuarios. ¿De verdad un usuario de Tuenti que no pagaba a cambio de ver publicidad iba a decidir convertirse en un suscriptor de pago de una operadora de móvil? Es cierto que el público a quienes estaban inicialmente dirigidas estas RRSS era un público joven y que ha cambiado en los últimos sus gustos y necesidades, pero eso no puede ser un obstáculo para cualquier empresa seria que mueve millones de usuarios cada año.

Ahora bien, el elemento más señalable es que en tan solo 12 años el número de RRSS que han aparecido y desaparecido es más que destacable. ¿Qué redes sociales veremos en un futuro no tan lejano? ¿Conseguirán las actuales mantenerse o quedarán condenadas al olvido?

Manual del Analista web